martes, 5 de agosto de 2008

Más allá de La Casita de Chocolate.

Escribo, pero no tengo nada que se pueda escribir.
Es como estar llena de vacío.
Estar saturada de no tener nada.

La eterna canción de un tiempo a esta parte.
Un viejo disco de vinilo con sólo dos canciones: La tuya y la mía, la suya y la mía.

La primera es lenta, demasiado.
Aunque los pies se ven obligados a bailar en un intento desesperado por mezclarse con el ritmo de la música, no paro de perder el compás.
Como si alguien acelerara o parara en brusco la música para hacerme tropezar.
Pero, aún así, la canción es tan bonita...

La segunda, es espantosa, desafinada, arrítmica.
Sólo quiero que se acabe... o pararla yo.
Y verlo todo sin que ya tengáis nada que ver con mis problemas, sin que seáis parte de ellos, sin que me tenga que mentir para sonreír a las mentiras que escucho cada tarde.

Claro que... la pregunta que ella me hizo tenía sentido.
¿Con quién te vas?


¿Con quién me voy?


Será muy bonito comprobar como el primer día será estupendo cuando vuelva llena de ropa y zapatos nuevos, y como al día siguiente volveremos a la horrenda normalidad.

Me gusta imaginar qué habría pasado si no les hubiera conocido, o si hubiera conocido antes a...
O si no hubiera conocido a nadie.
Si me hubiera quedado limitada al principio de los tiempos, sin crecer jamás.

4 comentarios:

Valadrak dijo...

Buenas, he estado leyendo tu blog recientemente y me ha encantado esta ultima entrada. Bueno no es una entrada feliz pero son unos versos con fuerza Sea lo que sea lo que pasa por tu cabeza no desesperes y como dijo algun sabio lo que no nos mata nos hace mas fuertes.

Un saludo desde no muy lejos.

Valadrak dijo...

Siento si mi visita te ha inportunado. Los blogs estan abiertos a todo el mundo y si te aburres puedes ir visitando blogs al hazar cosa poco productiva pero a veces interesante.(Lo que llega ha aburrirse una persona -_-U).

jajaja. No creo que pueda leer tu mente tan rapidamente. Pero me encanta la metafora de las canciones. De todas maneras, todos debemos de conocer muchas veces el rencor y la pena para forjar nuestras almas y al final por fin poder encontrar el verdadero amor. Ya lo dijo en su dia Jorge Manrique:

Todas estas propiedades
tiene el verdadero amor;
el falso, mil falsedades,
mil mentiras, mil maldades
como fengido traidor;
el toque para tocar
cuál amor es bien forjado,
es sofrir el desamar,
que no puede comportar
el falso sobredorado.

Quizas sea impertinente por mi parte pero me gustaria poder proseguir esta conversacion mi msn es valadrak@hotmail.com. No suelo estar demasiado pero estaria bien poder coincidir algun dia.

Estima dijo...

Friki girl hdeymiwp

rottenclementine dijo...

No te creas, Laura, que ese fue un momento de euforia que duró.. Unas 4 horas. Ya sabes que escribo por impulso, cuando siento mucho mucho, que sino no me sale.
Luego volvió todo a la normalidad, y ya no hay nada super meagu ultra mejor, ni super mega ultra chachi.

PD. Yo también te quiero, Hamjia. Yo también.